martes, 7 de febrero de 2017

pero vamos a ver : ¿ QUIEN TE CREES QUE ERES ?

¿Cómo soy en realidad? ¿Hasta qué punto me conozco? ¿Cómo me ven los demás? Éstas son cuestiones elementales acerca de la naturaleza humana que la gente se ha preguntado durante miles de años.  ¿Quién te crees que eres? ¿cómo nos vemos a nosotros mismos ? ... cómo nuestra personalidad afecta a los demás, cómo desarrollar los talentos propios y cuáles son nuestros patrones de conducta recurrentes con la familia, los amigos o los compañeros de trabajo.

Quien te crees que eres para hablarme así 
Que me quieres decir que pretendes exigirme 
Quien te crees que eres para dirigirme y querer cambiar mi manera de vivir…. 

Poco has tardado en olvidar como llegaste aquí a mi lado 
Corazón cansado harto de vagar 
Poco te acuerdas ahora ya de todo lo que te he dado, corazón ingrato 
Es que quieres más? 
Después de haberte aprovechado, no conseguirás 
que siga fiel todos tus pasos como una esclava más. 

Quien te crees que eres para hablarme así 
Que me quieres decir que pretendes exigirme 
Quien te crees que eres para dirigirme y querer cambiar mi manera de vivir…. 

Recuerda que llegaste a mí superviviente de un naufragio 
con tus secos labios suplicando amor 
Y ahora que todo ya pasó te crees el Rey de la selva 
Párate y despierta, mira un poco atrás por más que trates de cambiarme 
No me cambiarás… 

Quien te crees que eres para hablarme así 
Que me quieres decir que pretendes exigirme 
Quien te crees que eres para dirigirme y querer cambiar mi manera de vivir.


8 QUIÉN TE CREES QUE ERES

Paloma San Basilio



... las emociones juegan un papel importante para tener éxito en la vida.  Hablamos de la importancia que tiene el conocernos a nosotros mismos, reconocer las emociones que sentimos  y saber cómo  influyen en nosotros y en los demás la manera como las manifestamos, así mismo hay una parte importante: Es a partir de las emociones la  manera como  tomamos nuestras  decisiones.  Aquí está la importancia de conocernos a nosotros mismos para así saber cómo expresarlas y regular la manera como  las manifestamos a los demás. 
 Como diríamos popularmente, si estoy de buenas o de malas, cuando tengo que comprar algo, decidir sobre un trabajo, sobre un contrato importante, etc.  Será la manera como tomemos la decisión que tenemos ante alguna situación. Las emociones las estamos sintiendo todo el tiempo, se producen ante cualquier estímulo que percibimos en nuestro cuerpo, por alguno de los órganos de los sentidos, en ese instante se ocasiona una sensación placentera o displacentera en nuestro cuerpo, es decir, nos gusta lo que sentimos o no nos gusta, esa es la emoción, la sentimos todo el tiempo, influyen en nuestra vida, en nuestra manera de comportarnos y en nuestra toma de decisiones,  y en nuestra manera de relacionarnos con los demás, además las revelamos en nuestras expresiones faciales y en un lenguaje no verbal, aunque digamos que si nos gusta, nuestro cuerpo expresa en realidad lo que sentimos. 
  El aprender a conocer y manejar nuestras emociones nos ayuda a tener una mejor salud, poder realizar mejor nuestras tareas o trabajos, nos ayuda a relacionarnos mejor con nosotros mismos y con los demás y sobre todo a tomar mejores decisiones. 
  La manera de vivir nuestras  emociones y la manera como tomemos las decisiones en nuestra vida,  se verá afectado por la manera como vivíamos la infancia, como nos enseñaron nuestros  padres a expresar nuestras emociones,  como las expresaban ellos, en la escuela, con nuestros compañeros y amigos en fin todas las vivencias que hemos tenido en nuestra vida durante la infancia, adolescencia y hasta en la edad adulta, todo esto se van acumulando en nuestra memoria y también esto puede influir en nosotros y la manera como vivimos y como decidimos los caminos a seguir de nuestra vida. Por ejemplo si cuando era pequeño mi mamá me premiaba con un helado de x marca, ahora cuando los veo y me como uno, me siento muy bien, esto es por la sensación que experimentaba cuando era pequeño y que se fue guardando en mi memoria, si por el contrario, tuve una mala experiencia por ejemplo junto a una palmera, es normal que cuando este en la playa prefiera no estar junto a una de ellas, pues me evocan las emociones que experimenté en ese momento. 
  También influye como nos sentimos el día de hoy, si nos sentimos agredidos por otros, abandonados, queridos, ignorados, motivados, o ese día sacamos nuestra victimez y nos la pasamos reclamándole a todos,  lo malos que son con nosotros, o sencillamente es un día que todo salió bien y nos sentimos felices    
  Las decisiones que tomamos en la vida generalmente están influenciadas en un 80% por nuestras emociones y en un 20% por el razonamiento, esto si no tengo un buen conocimiento y control de mis emociones, osea la inteligencia emocional. 
 Todos los días los pasamos tomando decisiones todo el tiempo, pues se nos presentan diferentes situaciones que hay que elegir que hacer, desde las cosas más insignificantes, como que me pongo hoy, hasta las más difíciles como si estudio esta licenciatura o esta otra, o me caso con fulano o me divorcio, etc.  ¿Como tomo las decisiones? Si estamos tristes  vestiremos cualquier cosa, descuidando nuestro arreglo, si estamos enfadados y hay que decidir en el trabajo una acción a seguir,  no es de extrañar que tomemos una decisión como se dice “visceral” y no racional y bien cuidada, eligiendo lo primero que sea.  Si estamos ansiosos, a lo mejor comemos de más o compramos de más o hablamos de más o trabajamos de más. O a la mejor volcamos algún enfado en la primera persona que vemos, y esta también es una decisión. Todo depende del estado de ánimo que tengamos. 
  A veces actuamos impulsivamente actuando  por los estímulos externos, o a veces el miedo nos hace ser indecisos y nos paraliza. 
 Por eso es importante la inteligencia emocional para poder estar en control y conocimiento de nuestras emociones al momento de tomar una decisión y poder hacer una reflexión cuidadosa, que nos lleve a una solución acertada. Esto se puede ir aprendiendo y haciendo un hábito de manera que pueda tomar decisiones cada vez más racionales y más rápidas. 
  Les puedo poner un  ejemplo que puede ser muy claro,  en la toma de decisiones: cuando compramos un producto, la mayoría de las veces lo hacemos por lo agradable del envase, los colores, el diseño, a lo mejor por lo bien que se veían las personas en los anuncio de la televisión, y por ahí empezamos a tomar decisiones: me gusta el anuncio de la tele, cuando voy a la tienda y veo el artículo, me gusta el color, el diseño, etc. Y lo más probable es que lo compre. A veces llegamos a  casa y nos damos cuenta que no es lo que esperábamos, y entonces qué fue lo que nos llevo a comprar ese producto? Nuestras emociones. 
  Y de esto se aprovechan los mercadólogos actuales, nos lanzan  lo que es la mercadotecnia emocional donde ellos saben que existen valores intangibles que tienen más influencia que los atributos palpables y estos valores son las emociones. Los anuncios nos llevan a tomar decisiones de compra para sentirnos o vernos   como en el anuncio.  

Por eso es importante que podamos conocer nuestras emociones, las identifiquemos, las dejemos emerger para sentirlas tal y como son, las vivamos, les demos su espacio, y su tiempo, sepamos que podemos posponerlas, y no dejarlas que se acumulen o nos saquen de control, las emociones son para vivirlas y tienen una finalidad específica. 

De cómo aprendamos a expresarlas y vivirlas depende de cómo queremos vivir y sobre todo de cómo vivir y ser felices. 

Juan Barberá : BIBLIOGRAFIA , el maravilloso mundo de la informacion

ÚLTIMAS NOTICIAS

FIBROMIALGIA/STRÉS/ haz DEPORTE = EQUILIBRIO Y SALUD

La fibromialgia es una enfermedad hoy bastante conocida, pero todavía hay personas que son portadores y no lo saben o no lo aceptan. L...